Los americanos han sido víctimas de un nuevo ciberataque. Esta vez ha afectado al abastecimiento de gasolina en Estados Unidos. El ataque por parte del grupo criminal Darkside dejó a uno de los mayores oleoductos, de 8.850 km, sin combustible. Eso afectó a poblaciones desde Texas hasta Nueva York. 

El pasado 7 de mayo, los cibercriminales Darkside infectaron con un ransomware al mayor oleoducto de Estados Unidos. Este ciberataque causó colas interminables de personas que querían conseguir gasolina y diésel. Llenaron coches, bidones, botellas y cualquier recipiente donde pudiesen almacenar litros de gasolina. Esto causó además un efecto bola de nieve, lo cual dejó sin combustible a muchas gasolineras por la avalancha de compradores. Por esto, el caos y la crispación fue mucho más grande entre la población, que se dejó llevar por el pánico.

Darkside. Ciberataque en Estados Unidos.

¿Quiénes son Darkside y cuál era su finalidad?

Darkside se define como una organización criminal. Se cree que se ubican en Europa del Este, concretamente en Rusia. Su ransomware, llamado igual que la banda, Darkside, ha sido el responsable del ataque a Colonial Pipeline. Con este ciberataque consiguieron robar más de 100Gb de información de la empresa en tan solo 2 horas. El mismo presidente del país, Joe Biden, ha calificado el ataque como el mayor y más exitoso ciberataque a una infraestructura del país.

Hay que tener en cuenta que Colonial Pipeline es una de las principales empresas suministradoras de gasoil en Estados Unidos. La empresa es la encargada de suministrar combustible al 45% de la Costa Este de Estados Unidos. El combustible se usa para medios de transporte, desde coches particulares hasta aviones y para hogares. Por eso, este ataque causó un gran revuelo en los medios internacionales y provocó el caos en gran parte del país.

Efectos del ataque

Los primeros efectos negativos de este ataque son obvios. El pánico entre los americanos por el miedo a quedarse sin combustibles les llevó a ese efecto bola de nieve. De ahí las largas colas y las compras masivas de gasolina y diésel. El miedo a la escasez les llevó a extinguir hasta la última gota en todas las gasolineras.

Aeropuertos del país, como el Aeropuerto Internacional Charlotte Douglas o el Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson, tuvieron que modificar los horarios de algunos de sus vuelos por la falta de combustible para sus aviones. Otros aeropuertos pudieron conseguir combustible de otros oleoductos y gracias a ello el efecto final del ataque fue menor en este área.

Por otro lado, el efecto menos obvio, pero qué más tenemos que destacar: la ciberseguridad sigue en segundo lugar para muchas empresas. Este ciberataque ha puesto en relieve que empresas tan grandes y ubicadas en una potencia mundial como EEUU, no están suficientemente preparadas para evitar estos ataques. 

Después de este ataque, Colonial Pipeline hizo un comunicado afirmando que habían contratado a una de las mejores empresas de ciberseguridad del país para solventar el problema y evitar futuros nuevos ataques. Pero, si les hubiesen contratado antes, este problema no se tendrían que haber solventado, se habría evitado y erradicado de raíz. 

Colonial Pipeline tuvo que suspender el suministro para evitar la propagación del ciberataque. Se tomó la decisión de cerrar el oleoducto ante el miedo de que los cibercriminales pudiesen atacar de nuevo. Además, según fuentes extraoficiales, se dice que es posible que hayan pagado hasta 5 millones de dólares a Darkside para recuperar la información robada. 

Por este motivo desde Bluplanet siempre insistimos en que la ciberseguridad dentro de una empresa es prioritaria y urgente. Gracia a nuestros servicios, tu empresa puede prevenir un ataque que pondría en jaque.

Si quieres evitar que tu empresa también sea víctima de un ciberataque, contáctanos:

Contacto